3 de noviembre de 2008

Perrino.


Hermosa foto y un gran recuerdo de este buen hombre.
Cuenta el Pato Salvemini que Perrino viajó a muchos campamentos como ayudante del cocinero/a. Y si en la escuela era un cago de risa en los campamentos mucho más.
Un verdadero personaje, vivia en la Boca y era un tipo de condición muy humilde... un poco limitado (muchos lo tomaban por boludo, especialmente nosotros los alumnos) pero era cuestión de conocerlo y ahí te dabas cuenta que era un tipo bárbaro con un corazón enorme.
Y ahora que me acuerdo, vívía jodiéndolo al gordo Queirolo... otro buen tipo.

1 comentario:

  1. Me acuerdo también que cuando se enteró que yo siendo preceptor estaba de novio con una alumna, aparte de cargarme trataba de hacer de cómplice porque siempre me decía que si quería mandarle alguna cartita o algo, le diera a él porque nadie iba a sospechar...

    ResponderEliminar